Mayores y Conexión Social Digital

Niña enseñando el smarphone a mujer mayor

La pandemia y la distancia social están suponiendo una auténtica prueba de fuego para estas personas y, en su caso, un empuje definitivo para su digitalización, con el smartphone y el Whatsapp como máximos exponentes.

Tener competencias digitales hoy equivale a mantener un mínimo vínculo con la familia, amistades y comunidad.

Si antes ya era necesario obtener conocimiento de las competencias digitales de las personas mayores para orientar mejor los entornos amigables, los productos y los servicios, hoy,  en muchos casos, contar con competencias equivale a mantener un mínimo vínculo con la familia, amistades y comunidad.

Hay que conocer las competencias digitales, los anhelos, las dificultades, para favorecer una capacidad digital que mantenga conectadas a las personas, que mantenga el tejido comunitario. No hay que dejar a nadie atrás.

_____________

Conoce cómo acompasar estas transformaciones culturales y digitales con lo que las personas mayores quieren y necesitan descargando aquí el informe completo. También puedes consultar esta infografía para entrar en materia.

_____________

El 16 de diciembre presentamos la situación de las personas mayores en Gipuzkoa y el papel que juega la tecnología en sus relaciones sociales.

Hemos compartido los puntos clave identificados en una aproximación que hemos realizado en colaboración con PR4 Tecnología Social y Farapi, con apoyo de Kutxa Fundazioa.

A continuación, el vídeo de la presentación.

* Foto de la entrada de Andrea Piacquadio en Pexels

La gran transformación y el tercer sector

Número 3 hecho con cadenas

Hay dos tipos de coches eléctricos: los que se diseñan desde cero para ser eléctricos, y los que que son versiones electrificadas de modelos antiguos. Los primeros están diseñados para cargar con las baterías, para suprimir el peso del motor térmico, para transmisiones mucho más sencillas… Los segundos, sin embargo, van haciendo apaños sobre un diseño creado para hacer otra cosa. Los diseñados desde cero, para hacer lo que quieren hacer, son mejores.

Llevemos este símil a las organizaciones y a sus procesos de digitalización. Es un error incorporar herramientas digitales si no se las ha tenido en cuenta al diseñar los procesos. Y en el otro sentido: es un error desarrollar una estrategia sin asumir el potencial de las herramientas digitales.

Estrategia y digitalización deben ser uno.

La digitalización no es simplemente que quienes trabajan en las organizaciones adquieran capacidades y pretendan “usar más tecnología”, más teletrabajo. No es simplemente contar con una estrategia en Redes Sociales y lograr likes, sino que supone adaptarse a cambios culturales, sociales y hasta psicológicos.

Sin transformación cultural, se podrá incorporar tecnología, pero no será transformadora.

La transformación digital, para que sea realmente transformadora, debe alinearse con la transformación cultural, como la que supone pasar del tener al disponer (streaming, servicios bajo demanda…) o asumir que es necesaria otra forma de aprender (más experimental, intuitiva, cambiante).

La gran transformación será la que produzca cambios en la vida de las personas.

Llevado a las organizaciones del tercer sector, la gran transformación será la que produzca redes de conocimiento y pensamiento compartido de las que se obtengan procesos más eficaces y generen un mayor impacto social, o sea, generen cambios para que las personas tengan más calidad de vida, más autonomía y más desarrollo personal.

*Estas reflexiones las hemos compartido en el marco del estudio “Transformación digital en el Tercer Sector Social de Euskadi” de la Fundación EDE.

** Foto de Miguel Á. Padriñán en Pexels